Un equipo que pelea por mantenerse en una categoría y logra meter 34 goles fuera de casa no se puede permitir perder un encuentro. La defensa fue el gran lastre del equipo de Mesoiro a lo largo de los 60 minutos del encuentro del sábado en Bueu.

Durante los primeros quince minutos los visitantes, de la mano del juvenil Iago, tenían un ataque fluido y conseguían gol de manera muy sencilla, lo que permitió tener ventajas de dos y tres goles de manera continuada, pero la endeblez del repliegue y de la defensa provocaron que en el momento en que la efectividad bajo ligeramente los locales tomasen el mando del encuentro y ya no lo dejasen en ningún momento.

Por parte del Bueu un inconmensurable Chema en el pivote y el buen partido de su primera línea les permitía goles muy sencillos y tener un partido mucho más tranquilo de lo que esperaban. Eso lo acompañaron de un buen trabajo de su portería y tuvieron ventajas de 5 y 6 goles a diez minutos del final del encuentro. En ese momento un arranque de orgullo mesoirense y una defensa muy abierta llevaron el marcador a ajustarse mucho a falta de tres minutos, pero un par de errores de lanzamiento dilapidaron cualquier opción de remontada.

El sábado a las 18:30 ante el Lavadores de Vigo, el equipo debe recuperar su esencia defensiva, su dureza y cohesión, para tener alguna posibilidad de que los puntos se queden en nuestro barrio y la salvación este un poco más cerca.

Los comentarios no están permitidos.