El blog de los Rosales lo publicó hace un par de días como un rumor sin confirmar, una de sus comentaristas describía como le sucedió un hecho parecido en el parque de San Diego y hoy la Voz de Galicia publica la noticia:

Esto publicaba el blog de Los Rosales:

Hay un violador en serie en Coruña.

La noche del sábado atacó a una chica, era su 5ª víctima. El domingo atacó a otra chica. Los ataques son más que una violación, usa los puños para desgarrar y ataca por detrás golpeando en la cabeza.

Se mueve, que sepamos, por la zona de Villa de Negreira con Ronda de Nelle y Los Puentes. Es un hombre de color, aunque no subsahariano, seguramente sudamericano o moro (la víctima que cuenta esto no está segura porque no le oyó hablar) de casi 2 metros de estatura y corpulento.

Viste de forma desaliñada y lleva una sudadera negra con capucha.

Suponemos que la policía no lo ha filtrado a los medios para no generar alarma entre la población y sobre todo, para que el agresor no se encuentre sobre aviso, así que, por favor, sed prudentes.

Tened cuidado.

Y la noticia en La Voz se publicó así:

La policía investiga dos supuestas agresiones sexuales cometidas en la ciudad en los últimos días

La policía busca a un hombre muy corpulento, alto y de tez oscura que fue denunciado por dos mujeres que dijeron ser víctimas de tocamientos tras recibir un fuerte golpe en la cabeza. Las investigaciones, que se llevan con absoluto mutismo por parte de los agentes encargados del caso, se centran ahora en averiguar si la persona que persiguen cometió más ataques.

Lo que se sabe es que se trata de un individuo tremendamente agresivo que atacó a sus víctimas por la espalda, propinándoles un fuerte golpe en la cabeza antes de agredirlas sexualmente. Se desconoce su nacionalidad debido a que no pronunció palabra alguna, según las denuncias que hasta ahora hay contra él. La policía tiene claro que se trata del mismo individuo por la idéntica manera de comportarse y por los rasgos físicos que proporcionaron las mujeres que sufrieron sus ataques.

Pese a que las denunciantes no pudieron verle el rostro debido a que fueron atacadas de noche por la espalda y por sorpresa, sí pudieron apuntar que se trata de un hombre muy fuerte, de gran estatura -hablan de que supera los 185 centímetros de altura- y de aspecto desaliñado. Se habla de que también podría haber vestido ropa oscura y con capucha.

La policía se movilizó a raíz de la primera de las denuncias, sobre todo por la zona en la que fue cometida, que no ha trascendido. Las primeras informaciones apuntaban hacia alguien de color, aunque este dato no está del todo confirmado. Luego, a los pocos días -la policía no concreta en que jornadas se produjeron las agresiones- se produjo la segunda denuncia. Muy similar a la primera, según fuentes de la investigación. Tantas fueron las coincidencias, que los agentes que llevan el caso no tienen duda alguna de que se trata del mismo hombre. En estos momentos hay un operativo en las zonas donde se produjeron esos ataques.

Estos hechos se producen pocos meses después de que el violador del chándal fuese condenado a 73 años de prisión por abusar sexualmente de nueve mujeres en la ciudad, unos ataques que cometió entre los años 2002 y 2007.

Los comentarios no están permitidos.