La concejala de Urbanismo, Silvia Longueira, explicó el martes que la agitación provocada por la entrega de las viviendas de Eirís engañó a los ciudadanos, “no sólo a los adjudicatarios, sino a otros ciudadanos de otros barrios”. Y razón no le faltaba. Así, al menos, lo reflejan los blogs vecinales.

Son varios lo barrios que han mantenido informados a sus vecinos de las vicisitudes de las casas sociales de Eirís, como, por ejemplo, Novo Mesoiro, otra de las zonas en las que también se están construyendo este tipo de edificaciones. Su última noticia tuvo la forma de un chiste, aunque lo cierto es que se han tomado el tema de manera muy seria. En este blog reflejaron en los últimos días las noticias aparecidas en los periódicos sobre el cruce de acusaciones entre la Xunta y el Ayuntamiento.

Del mismo modo, también incluyeron comentarios al respecto, como uno titulado “El PP pedía transparencia en los realojos y ahora ofrece oscuridad y caos”, en el cual explicaron que están “cansados de rumores y engaños”. La asociación vecinal indicó que el delegado territorial dijo en su reunión con la asociación de vecinos de Eirís que se revisarían las listas. Sin embargo, hace pocos días apuntó que no se encontraron irregularidades en dichas listas, lo que ha provocado el malestar de los residentes, que tildan a Calvo, y al PP, de traidores.

Otros ejemplos > También en el ojo del huracán se encuentra el blog del Castrillón, que incluye igualmente a los vecinos de Erís y que en los últimos días ha reflejado las informaciones aparecidas en prensa, y los comunicados de la Xunta y, en una línea semejante a la de Novo Mesoiro, su desencanto con la actitud de Diego Calvo y el PP, ahora en la Xunta.

Tanto los vecinos de Novo Mesoiro como los de Eirís se ven directamente afectados por la construcción y entrega de viviendas sociales, algo que no ocurre con los del Agra del Orzán. Sin embargo, en este barrio también registraron en su blog su extrañeza ante el retraso en la entrega de las viviendas.

Los comentarios no están permitidos.