No sorprenderá a muchos que la Junta de compensación haya dejado cosas a medias en Novo Mesoiro, pues cada día aparece más basura debajo de la alfombra (véase parques infantiles, aceras, zonas comunes, etc), lo que si nos sigue inquietando es que todavía no tengamos en nuestro poder el proyecto de urbanización, que es un documento público donde se recoge lo que tenía que hacer la Junta de compensación y mediante el cual podríamos saber si se ha cumplido con lo pactado o no.

Es probable además que hayan dejado otras zonas sin urbanizar, como los parques infantiles que tendría que haber entre la calle Illa Sálvora y Pocomaco, o la zona entre edificios de las calles Ribeira Sacra y Fragas do Eume, que muy inteligentemente le han endosado a las Comunidades de Vecinos.

Un 10 para la Asociación de Vecinos de Feans, por defender su historia y la nuestra también, porque ahora somos nosotros los que vivimos aquí y los que tenemos que cuidar esto.

Pero la pregunta es: ¿Qué resposabilidad tiene el Ayuntamiento en todo esto por no controlar a la Junta de Compensación?

En el Ideal Gallego recogen así la noticia del Pazo

La construcción del polígono residencial de Novo Mesoiro se ha dejado por el camino parte del patrimonio histórico de Feáns, pese a que, desde un principio, esta cuestión ya fue objeto de preocupación entre los vecinos de la zona, cuando se presentó el proyecto de urbanización. A escasos metros de donde se construirá el nuevo centro cívico que dará servicio al barrio, se mantienen a duras penas algunas de las paredes que tiempos atrás sustentaron el conocido popularmente como Pazo Encantado, aunque también denominado como San Vicenzo de Elviña. El edificio, hoy en ruinas, fue construido en el siglo XVIII por dos prohombres de la época y ya en pleno siglo XX el departamento de Patrimonio de la Xunta de Manuel Fraga le otorgó la catalogación de protegido, con el objetivo de frenar su deterioro y poder acometer su recuperación.

Sin embargo, la maleza continúa apoderándose de su estructura, ante el malestar de los vecinos de Feáns, que recuerdan que la obligación de la junta de compensación de Novo Mesoiro era la de acometer la rehabilitación del edificio. De hecho, desde la entidad vecinal, su presidente, José Ramón Cernadas, recuerda que cuando se constituyó la gestora, esta adquirió el compromiso de destinar una partida a recuperar el conjunto ubicado en la parte alta de la ladera del monte. “Se destinó dinero a ello, pero los trabajos no se hicieron”, indicó el portavoz vecinal. “Hay documentos en los que esta actuación está contemplada”, apunta.

Los residentes en el entorno quieren ahora, en primer lugar, conocer el destino de esa partida presupuestaria, y, además, que la junta de compensación asuma la responsabilidad de la rehabilitación de estos vestigios históricos, que podrían pasar a formar parte del inventario patrimonial municipal.

Con todo, la agresión al patrimonio de Feáns no sólo está reflejada en el abandono al pazo, sino también al resto de edificios que conformaban el entorno de la vivienda, un palomar y una capilla. Del primero, al igual que la casa, apenas se mantienen en pie unas cuantas piedras, mientras que la segunda fue “arrasada” en 2002 por la acción del hombre.

Las obras de la nueva urbanización provocaron la desaparición de esta construcción, datada en la misma fecha que el pazo. Una excavadora la tiró abajo para construir la carretera que hoy en día conduce hasta la explanada en la que se asentarán el futuro polideportivo y el centro cívico.

Para los residentes en el entorno, la actuación supone la pérdida de “300 años de historia”. Aunque todos culpan a la junta de compensación, algunos creen que también el Ayuntamiento debería rendir cuentas, con el fin de que haga pública su postura sobre lo que creen es un “atentado” contra el patrimonio histórico no solo del pueblo de Feáns, sino también de la propia ciudad.

Por el momento, según señalan desde la asociación de vecinos, la junta de compensación aún no se ha disuelto, pues la urbanización del polígono aún no está rematada. Por ello, los afectados consideran que aún están a tiempo de reclamar que se acometan los trabajos. Los vecinos incluso sugieren que se convierta en la Casa del Labrador, una especie de museo para recuperar los modos de vida tradicionales de Feáns.

Foto Xose Castro para la Voz

Foto Xose Castro para la Voz

Sin embargo, la maleza continúa apoderándose de su estructura, ante el malestar de los vecinos de Feáns, que recuerdan que la obligación de la junta de compensación de Novo Mesoiro era la de acometer la rehabilitación del edificio. De hecho, desde la entidad vecinal, su presidente, José Ramón Cernadas, recuerda que cuando se constituyó la gestora, esta adquirió el compromiso de destinar una partida a recuperar el conjunto ubicado en la parte alta de la ladera del monte. “Se destinó dinero a ello, pero los trabajos no se hicieron”, indicó el portavoz vecinal. “Hay documentos en los que esta actuación está contemplada”, apunta.

Los residentes en el entorno quieren ahora, en primer lugar, conocer el destino de esa partida presupuestaria, y, además, que la junta de compensación asuma la responsabilidad de la rehabilitación de estos vestigios históricos, que podrían pasar a formar parte del inventario patrimonial municipal.

Con todo, la agresión al patrimonio de Feáns no sólo está reflejada en el abandono al pazo, sino también al resto de edificios que conformaban el entorno de la vivienda, un palomar y una capilla. Del primero, al igual que la casa, apenas se mantienen en pie unas cuantas piedras, mientras que la segunda fue “arrasada” en 2002 por la acción del hombre.

Fuente el ideal gallego

7 Respuestas a “La junta de compensación de Novo Mesoiro dejó sin rehabilitar el pazo protegido de Feáns”
  1. avatar Jorge dice:

    Hay que reclamarle a Losada que imponga el cumplimiento de los compromisos. Otra cosa que se tendría que haber hecho es quitar la nave de FADESA, y urbanizar esa superficie como zona abierta.

  2. avatar WilsonWad dice:

    Es una verguenza como ha quedado nuestro barrio, zonas verdes, monumentos, aceras, y toda la culpa es del ayuntamiento por dejar hacer y deshacer a quien el le interesa. Eso si a nosotros los ciudadanos dios nos libre de despistarnos con algun impuesto o alguna obligacion porque ahi si que nos ponen la soga al cuello.

    Espero que consigais ese proyecto de urbanizacion para poder reclamar justicia, mirad lo que ha pasado en el parque ofimatico ahora, como esta teniendo que recular la xunta, a veces los politicos parecen unos mafiosos vulgares y corrientes.

    Aun me acuerdo en el proyecto de la inmobiliaria que bonito quedaba el jardin entre las calles Ribeira Sacra y Fragas do Eume, o las canchas de tenis en la ladera hacia pocomaco, espero que todo esto llegue a buen puerto algun dia, yo aun tengo los folletos, no se podria plantear una demanda conjunta de todos los vecinos a la Junta de Compensacion o a las inmobiliarias por estafa?

    Lo que tengo claro es que cuando acaben de construir todo, o adecentan la zona o yo por lo menos presentare una queja en consumo contra mi constructora, por lo menos tener derecho al pataleo….

    Un saludo a todos.

  3. avatar Mas dice:

    Sería cuestión de estudiarlo con calma, pues yo tampoco conozco el tema a la perfección, pero sino estoy equivocado, las promotoras están obligadas a contratar un aval a la hora de formalizar un prestamo promotor. Por lo tanto, y sin ser un experto en el tema, ¿no podríamos solicitar que se ejecute el aval para ” solventar” todos esos defectos que estamos padeciendo y cuya responsabilidad se podría achacar a los promotores?

  4. avatar suny dice:

    Pues la verdad que es penoso, tanto espacio que hay y el barrio no tiene un parque en condiciones para tantos niños que hay (y los que habrá).
    Me consta que la A.VV. está trabajando duro en el tema por eso me gustaría darles una idea, que es la siguiente: Al principio de la calle Illas Cíes hay un trozo de monte ideal para un parque infantil, teniendo en cuenta que al final de la calle “está” la guardería y en un futuro “estarán” los colegios. Es una zona tranquilísima, sin tráfico y que ya tiene una zona arbolada. Me estoy refiriendo, por si alguien no se ubica, al lugar donde no hace mucho intentó acampar una familia gitana, al pricipio de la calle Illas Cíes donde está el parking y la rotonda. No sé si la junta de compensación tiene algo que ver en esto o es un terreno privado pero nosotros cuando compramos el piso nos dijeron que era “zona verde”.
    Si alguien sabe algo sobre el tema me gustaría que nos informara. Sabemos que la maderera cerró, el taller y la otra empresa -que creo que era de puertas automáticas- también cerraron, por lo que, aún en el caso de que fuera un terreno privado siempre se podría pedir, a quien corresponda, la expropiación para un parque. De momento solo sirve para sacar a pasear a los perros, que está muy bien, pero bien acondicionado estaría genial para todos.
    Un saludo.

  5. avatar Administrador dice:

    Sunny he leido tu propuesta, me parece interesante, pero me va a llevar responderla así que lo haré cuando tenga un ratito más libre. De momento gracias por aportar ideas, siempre vienen muy bien.

  6. avatar xotengo dice:

    Bueno, vengo por aquí a tocar un poco las narices al administrador.
    Una preguntilla me hago.
    ¿A que si el artículo estuviera publicado en gallego no vendría ningún tiquismiquis a decir que debería estar escrito en castellano?
    Está claro que hay mucha gente a la que el respeto por la libertad lingüística de los demás no les ha llegado.
    Respetemos amigos del gallego, respetemos y así ganaremos.

  7. avatar xotengo dice:

    Umm, me he equivocado de artículo, je, je, je. Eso me pasa por tener la tecla sucia.
    Saludos.

  8.