Para todos aquellos que os creíais bien pagados, ahora os podeis morder las uñas con la envidia, porque les hay que no van a tener que hacer números para pagar la hipoteca.

 

      

En fin como dice el refrán: Si la envidia fuera tiña los hombres no se afeitarían ni las mujeres se depilarían… “

Los comentarios no están permitidos.