Esta imagen tan dantesca es la que se encontraron a primera hora de la mañana el personal de la flota de Autobuses Vázquez. Alertados por el servicio de vigilancia del Polígono de la Grela, parte de la plantilla de esta empresa contempló horrorizado como parte del tejado del campo de fútbol anexo, se había caído encima de varios buses.

 

      Estos buses están aparcados en una explanada que hay enfrente al Centro de Salud de los Mallos, en la calle Galileo Galilei. Desde muy temprano, una grúa recogía con la pluma los restos del campo de batalla. El problema es que si hoy las predicciones se cumplen, tal y como quedó parte de ese tejado puede volver a desprenderse.

            Pluma recogiendo parte del tejado

Pluma recogiendo parte del tejado

Los comentarios no están permitidos.