Lo que a continuación se puede ver es una noticia que salía publicada ayer sábado en el Ideal Gallego y que ya había sido denunciado en el blog hace un par de meses: Un agujero negro

 
       Foto El Ideal Gallego

La situación de atajo en la que se encuentra la localidad de Santa Icía, entre Arteixo y A Coruña, y su ubicación como lugar de paso para los camiones que trabajan en las obras del AVE están consiguiendo que se haga difícil la vida para sus vecinos. Ruidos, grietas, baches y suciedad en un pueblo que se encuentra permanentemente en obras.

Hay lugares privilegiados por su geografía, que juegan con la ventaja de encontrarse en zonas cómodas y envidiadas, donde todos querrían vivir. Por el contrario, hay núcleos de población que tienen que luchar a diario con la situación que el destino les ha impuesto. Este es el caso de Santa Icía, que soporta desde hace años la carga de ser un lugar de paso.

Esta localidad, situada en la parroquia de Morás, entre Arteixo y A Coruña, se ha convertido en el atajo que muchos conductores utilizan para moverse entre ambos municipios. El tránsito diario de coches, a alta velocidad, perturba la tranquilidad de este pueblo. Las quejas vecinales consiguieron que el gobierno local instalara unas bandas rugosas en la calzada para intentar mitigar las molestias, pero la situación de tráfico no sólo no ha mejorado, sino que además se ha visto empeorada en los últimos años por culpa de las obras del AVE.

Durante todo el día, los camiones, cargados con escombros procedentes del túnel que dará paso al tren de alta velocidad, circulan entre las viviendas, causando grandes molestias a los vecinos por el ruido y la polvareda que inunda el aire.

Consecuencias > La imagen de Santa Icía llega a ser desoladora. La gravilla se acumula en los márgenes de la carretera y cuando llueve, la calzada se convierte en un barrizal.

A la estampa habitual de grietas y baches de la carretera hay que sumarle las nuevas obras que el Ayuntamiento ha decidido llevar a cabo. A pesar de las muchas protestas de los vecinos por el estado de las calles, el gobierno local ha contestado que no habrá reparaciones hasta que no finalicen las obras del AVE.

Los comentarios no están permitidos.