Esta es parte de la noticia publicada ayer en La Voz de Galicia:

Pilar Caravel espera el bus en una de las paradas del pueblo de Mesoiro. Cuando llega el 23 y abre las puertas ya se puede escuchar su enfado: «¿Pero que pasa aquí? !Llevo desde y cuarto esperando!». Son las 12.55, por lo que suma 40 minutos de retraso: «No sé yo si durará mucho esto». En el bus, que baja de Novo Mesoiro, vienen unas 15 personas. Algunas de ellas acuden de Feáns. Al escuchar las quejas preguntan: «¿Para en la Marina?». «No, no, este se queda en Puerta Real», le contestan. «¿Pero cómo que no? Espera que le pregunto al chófer». Cuando el conductor le indica, que efectivamente, es así, la mujer no oculta su contrariedad: «Vivo en Monte Alto y para ir al cementerio poco más y que tengo que coger tres buses».

Leyendo la noticia parecería que el 23 no pasa por la Marina y que va hasta Puerta Real, pero no es así, el 23 y el 23A han dejado de ir hasta Puerta Real para dar la vuelta en la Plaza de Pontevedra. Tal ha sido la falta de información por parte de la compañía de tranvías que nadie se entera, creo que hasta los buseros el día anterior tenían problemas para saber a donde iban a ir.

Los comentarios no están permitidos.